miércoles, 14 de septiembre de 2011

12º


-En cuanto echas una fugaz mirada a mi rostro, aún después de todo lo que había sufrido teniendo el cadáver de Corey en mis brazos, semeja que es completamente adusto e imperturbable. Igual que aquellos guerreros nórdicos de los que nos hablaban en historia cuando estaba viviendo en Finlandia, aquellos viquingos, o quizás alanos que blandían sus espadas y tras un grito de guerra arrasaban con todo hombre, mujer y niño que se les cruzaba por delante. Que eran capaces de guardar todo el dolor, el trauma sufrido, el amor que sentían por su familia y por sus parejas, para asesinar a traición.
Así me sentía yo, asesinando al mundo con mi mera presencia.
Deslizo los dedos por el piano sin provocar nota alguna. En aquel momento lo que necesitaba era un polvo que me olvidase de que respiro, y no tenía a nadie que me lo diese. Suspiro, intentando parecer impreturbable, ladeando el tronco para poder secarte la lágrima con la palma de mi mano, suavemente, procurando no hacerte ningún tipo de daño. Era como si manejase tanto una situación violenta como una tan frágil.-


1 comentario:

Free Music Note 1 Cursors at www.totallyfreecursors.com