martes, 9 de agosto de 2011

7º, Amy. Consuelo

-No había nada que más desease que volver a ver el brillo de alegría en los ojos de Ville, pero desgraciadamente sabía que aquello no ocurriría, por lo menos no todavía. Su alma estaba torturada aún.
Suspiró al ver que cerraba sus ojos ante aquel inocente beso en el dorso de su mano lastimada. Al igual que él, Amy era muy empática, extremadamente a decir verdad, por lo que ocultar lo que sentía no le serviría de nada. Cuando le conoció el era un chico bastante alegre y risueño, emanaba confort y tranquilidad. Sin embargo en aquellos momentos mostraba miedo, desesperación. Su corazón tenía más pulsaciones que normalmente a causa del miedo, ante aquella apariencia de bienestar su corazón latía negando todo lo que aparentaba, más bien como si lo chillase: "No estoy bien". Así decía su corazón.
Aferró su abrazo entorno a él, acariciando con las yemas de los dedos su espalda, intentando reconfortarlo. Al oír como su voz cambiaba a un tono trémulo su alma se le cayó a los pies. Intentó mantener firme su voz cuando habló pero al final de la frase esa fortaleza se rompió.
-Lo sé cariño, lo sé... Sabes tan bien como yo que estoy aquí siempre que me necesites...-
Cerró sus ojos a la vez que terminó de hablar, apoyando su cabeza en el hombro de él. Varios besos salieron de sus labios para besarle el hombro. Cuando volvió hablar su voz solo era un murmuro, pero lo suficientemente audible para que le oyera- Vayamos al salón a sentarnos, o si bien quieres nos sentamos frente la banqueta del piano.- Sabía que aquella última idea le iba a gustar más, al menos frente al piano podría sonreír y ella podría tocar para él, si eso le hacía sentirse mejor-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Music Note 1 Cursors at www.totallyfreecursors.com