martes, 16 de agosto de 2011

11º Cry

-Un silencio sepulcral invadió aquella habitación en la que ambos se encontraban. Las últimas notas del piano habían volado por su cabeza, desapareciendo por completo.  Él cálido sentir de su abrazo en torno a ella provocó que sus lágrimas, hasta ahora reprimidas, saliesen sin poder evitarlo. ¿Qué había pasado? Era ella quién debía consolarlo a él y las cosas estaban al revés, no podía resultar nada bueno de aquello.

En una ocasión alguien muy cercano a ella le dijo que para poder purgar la pena lo mejor era llorar, pero ella no quería pulgar aquella pena. La hacía sentir algo, dolor, desesperación. Su corazón casi siempre impenetrable por murallas que ella misma había forjado, alzadas como las de la antigua Troya, infranqueables. Pero un ingenioso Ulises las atravesó e hizo que ella se hiciese vulnerable a todo el mundo. Por mucho que ella intentara poner sobre su rostro máscaras que la ocultasen, el vería su verdadero ser. Alguien frágil, delicado, que necesita de aquella protección que solo un padre podía darle y de la cual carecía ahora.

Uno de sus brazos lo pasó por la espalda de él, sobre su cintura, rodeándolo así entre sus estrechos brazos. Apoyó la cabeza en su hombro, sus ojos cerrados mientras que de estos emanaban gotas de agua salada. Unas lágrimas que habían salido y que no podía detener en esos momentos pues ya no respondían a sus órdenes. Vagaban libremente por su rostro, mojando ambas vestimentas, tanto la camisa negra que él llevaba en aquellos momentos, como la túnica blanca que la cubre, una túnica digna de una diosa griega, aunque ella no lo fuese, en su antaño aquella túnica perteneció a su madre. Se la ponía para recordarla y para sentir en parte aquella cultura que tanto amaba-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Music Note 1 Cursors at www.totallyfreecursors.com