miércoles, 28 de julio de 2010

Odette

-Hola! Ya llegue a casa-dijo Odette al entrar por la puerta, como era de costumbre nadie le contesto, estaban demasiado ocupados como para darse cuenta de que acababa de llegar a casa.
Ando con paso ligero hacia su habitación y allí se encerró a leer y a escuchar a Evanescence su grupo favorito, desde que lo descubrió con 14 años no había podido dejar de escuchar ese grupo cada canción para ella era como una calma, le recordaba a su amor hacia él y no podía dejar de sentirle cerca cada vez que oía cualquier canción.

Después de haber leído un rato uno de los tantos libros manoseados que ya se sabía de memoria decidió sentarse a hacer los malditos deberes que le habían mandado durante la mañana. Mientras hacía los deberes iba pensando en la noche que vería a su amado, sería la noche del baile y estaba dispuesta a pedirle que viniese con ella, gracias a dios esa noche seria luna llena por lo que estaría hasta el amanecer a su lado y no tendría problema de esconderse.

Cuando por fin termino de hacer sus deberes, salió de su habitación para ir a pasear por el jardín de su casa, tenía un pequeño rincón donde se sentaba de pequeña a observar el bosque y mirar más allá donde nadie más podía ver.

Solía estar horas y horas sentada en ese pequeño banco, leyendo  libros disfrutando de la lectura, enriqueciendo su vocabulario, había crecido con Emily Brontë y Anne Brontë. Soñando con encontrar a alguien que le amara como ocurría en esos libros.

Ese pequeño rincón donde ella se sentaba tenía unos colores muy vivos a pesar de que hacía tiempo que no se cuidaban, ella estaba demasiado ocupada con todos los líos en su cabeza y sus padres tampoco hacían caso, solo de vez en cuando como en días como hoy que no sabía qué hacer se ponía a regar las plantas, las flores, a hacer que conservaran su color y que siguieran brillando con la misma que intensidad de siempre.

Cuando la noche calló, volvió hacia dentro de la casa y se dirigió al salón donde estarían sus padres esperándola para cenar, era extraño pero ella se sentía como una extraña entre ellos y no es que haya sido por falta de afecto o de amor sus padres siempre han estado con ella pero desde hace un tiempo los encuentra muy extraños como si ocultarán un secreto que nadie debería saber y menos ella. Cuando entro al salón sus padres se callaron de inmediato sonriéndole para que se sentara a la mesa a comer…

lunes, 26 de julio de 2010

Continuacion

A la mañana siguiente mientras caminaba rumbo al instituto soñaba con la noche que paso con su amado, con las palabras que se dijeron.
-Odette, Odette, despierta- le decía su amiga Lucia mientras le zarandeaba el brazo.
-Eh? ¿Qué pasa Lucía?-dijo Odette
-Nada es solo que no has dicho nada desde hace 15 minutos, estabas como ida, ni siquiera me respondiste a mi pregunta-le recrimino Lucía
-¿D e qué trataba la pregunta?-preguntó
-T e estaba preguntando si ya tienes a alguien con quien ir al baile.
-No la verdad es que no…Se lo preguntaré cuando lo vuelva vez-dijo esto en voz baja.
-¿Que decías? Lo último no lo entendí-dijo Lucía.
-Nada no es nada, aun no se con quien iré al baile y ¿tú? ¿Ya sabes con quién vas a ir?
-Si Tyler el chico que juega al futbol me lo pidió anoche, cuando salimos de la fiesta….
Y ahí ya dejo de escuchar lo que su amiga le contaba. Porque a lo lejos vio a la razón de su vida, mirándola, observándola, cuidándola… Estaba claro que él la amaba se lo demostraba siempre que podía…
-Odette!!-dijo Lucia
-Si… ¿qué? ¿Qué pasa?....
-Volviste a dejarme hablando sola… De verdad no se qué te pasa, desde hace unas semanas estas muy rara…
-No es nada no te preocupes de verdad…
-Como quieras… pero vamos adentro, va a empezar a llover y llegaremos tarde a Historia y tu bien sabes que Don Bartolo es un poco demasiado arraigado a las normas, asique mueve ese precioso culo y vámonos-dijo Lucia.
-Está bien… vayamos a dar Historia-suspiro y entro al Instituto.
Pasaron las 3 primeras horas y Odette seguía pensando en él, en su chico misterioso, en el amor de su vida. No sabía cómo se llamaba, nunca se lo había preguntado, pero desde el momento en que lo vio por primera vez se enamoró de él y no le hacía falta nada para saber que iba a ser el amor de su existencia.

Free Music Note 1 Cursors at www.totallyfreecursors.com