miércoles, 17 de marzo de 2010

Continuación





-Viniste….-susurró. 

-Claro, no podía dejar de pensar en ti, estuviste todo el día metida en mi cabeza- dijo él. 

Sin más palabras entre ellos dos, se fundieron en un tierno beso, donde se veía que el amor que sentían el uno por el otro era mucho más fuerte que cualquier cosa. 

Después de ese beso tierno entre ellos se quedaron mirándose a los ojos, pues allí es donde se reflejaba mucho mas su amor, no hacían falta palabras, no hacía besos, no hacía falta nada, solo con mirarse en los ojos lo reflejaban todo. 

Se pasaron horas mirándose a los ojos, abrazados sin querer soltarse el uno del otro, pero era tarde y Odette debía volver a casa o sus padres no le dejarían salir más y eso para ella sería como una muerte en vida. 

-Te amo- dijo Odette. 

-Te amo, más de lo que piensas.-dijo él 

Cuando los dos se juraron amor ella siguió su camino a casa, iba pensando en su amado. Hacía 8 meses que le conocía, y que se había enamorado de él, pero ella solo le veía en las noches de luna, y la última noche de luna él le juro que la amaba y que siempre estaría a su lado. A partir de esa noche, cada luna llena y cada luna nueva ella esperaba mirando hacía las estrellas, esperando a su amado, porque tarde o temprano el llegaba, siempre llegaba. 

Mientras Odette llegaba a su casa, abrió las puertas de su casa, era parecida a una mansión, tenía altos techos, con estilo gótico, esa casa perteneció a sus antepasados, y toda su familia ha vivido allí. Mientras subía las escaleras de mármol hacía su cuarto pensaba en la próxima noche en la que vería a su amado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Music Note 1 Cursors at www.totallyfreecursors.com