martes, 21 de abril de 2009

mi vida 2

La historia de mi vida así es como yo llamo a esto, a una vida de sufrimiento que no único que te trae son malos recuerdos del pasado, de un pasado del cual quiero huir pero, ¿Cómo lo hago? ¿Cómo huir de un sitio en donde has crecido y esta tu familia?

Si mi familia por un momento supiese todo lo que yo he pasado no me entendería yo aun sigo aquí muerta en vida, mi vida no tiene ningún sentido pero, ¿Qué clase de sentido puede tener la vida de alguien a quien le mataron?¿A quién por encima de todo lo único que quería es ver feliz a sus amigos?¿Qué clase de persona soy?¿Creen que yo no tengo sentimientos? Se equivocan enormemente, cada día que me los cruzo por el pasillo y me dicen Hola es como si me estuviesen diciendo ¿Por qué no te mueres? ¿Por qué no desapareces de nuestras vidas y nos dejas ser felices? Lo que más me gustaría es hacer exactamente eso, irme lejos, lejos de aquí donde nadie pueda lastimarse cada día viéndome a la cara sabiendo que me han matado, llevando sobre su conciencia el remordimiento de haber matado a alguien que antes era feliz con ellos y solo porque es diferente.

¿En qué clase de mundo vivimos? En este mundo uno no puede ser feliz si no eres guapa, lista y bonita. Al parecer en este pueblo así es como se le considera a la gente si no eres guapa o no eres lista olvídate de vivir aquí.

Desde que tenía 13 años me di cuenta de que mi vida ya no era la misma, mis amigos no quedaban conmigo, no me hablaban, solo se reían de mí. Ya a los 14 empecé a pensar si yo era un bicho raro en el que la gente se tiene que esconder no vaya a ser que les haga daño el simple hecho de mirarme. Cuando cumplí los 15 años una amiga mía desde que éramos pequeñas me dijo toda la verdad. Me dijo que todos me odiaban, que no me querían ver nunca, que les daba asco, que yo era la niña más fea del mundo. ¿Qué ironía no? No solo yo pensaba eso sino que también mis antiguos amigos piensan lo mismo.

La verdad ese sitio llamado dolor, ese dolor que sentí cuando me mataron a la edad de 15 años cuando yo aun era una niña que nunca ha hecho nada malo a nadie y que no quería ver sufrir a sus amigos, ese dolor fue lo mejor que me pudo pasar en el mundo. Desde el dolor de mi corazón, de mi alma, descubrí todo lo que no veía, al parecer yo tenía una venda en los ojos que no me dejaban ver pero finalmente esa venda cayo dejando al descubierto ese mundo cruel en el que nací, ese mundo que te odia sin explicación y que te va matando lentamente con el paso de los años.

Cuando por fin descubrí la verdad de los hechos, decidí vengarme de todos aquellos que me mataron, de todos los que cada día que me ven desean que este muerta para no tener que lamentarse por no hablarme o por decirme fea. Esa venganza no la puedo realizar no sé por qué no puedo, al parecer soy una tonta con sentimientos porque lo único que yo quería en este mundo era tener amigos pero descubrir que estos “amigos” te traicionan después de tantos años de supuesta “amistad” no te sientes con capacidad de dar una venganza.

Yo daría toda mi vida por verlos sufrir la mitad que yo sufrí por su culpa, por esa tontería de la belleza que la gente aun siente en su corazón. Ellos creen que yo me he recuperado que vuelvo a ser la misma chica de siempre, creen que no sé nada, que vivo en mi mundo feliz, de color de rosa. ¡Qué poco saben! Si ellos supieran que todo lo que ven en mi solo es una máscara que tuve que forjarme a la cara para que no vieran el dolor que me causo su asesinato, asesinato a sangre fría, y ver como ellos ponen la misma máscara en mi presencia para que no me dé cuenta de las cosas. ¡Qué hipócritas! Si solo supiesen la mínima parte de lo que se no serian así como son. Mi historia se remonta a eso, al sufrimiento de una vida, al sufrimiento de una ilusión que nació y murió en pocos años. Una ilusión que yo guardaba para que nunca se fuera y tuve que dejarla ir si no quería morirme mucho más de lo que ya estaba de muerta. Muerta en vida sería una buena definición de mi estado. Muerta, y a la vez viva pero sin ser ni la sombra de quién era, de la que jugaba con todos, de la que se sentía feliz de tener amigos. ¿Pero es que en este mundo la gente tiene que ser tan hipócrita y tan mala?

Luego antes de cumplir 18 años llego una noticia que aun duele recordar. Ver un día de verano mientras comes como llaman por teléfono a tu padre para darle esa mala noticia, esa noticia que me hunde mas en el hoyo, esa noticia que cambio mi modo de ver la vida. Ver como mis padres salían corriendo hacia el lugar de los hechos fue algo muy duro, después ya por la tarde mientras estaba en la playa nos dijeron que era verdad, que mi primo había muerto, que a mi primo con 23 años le había pasado una lancha de 2 motores por encima y le había matado. A este primo mío, al que mi padre no me dejaba relacionarme por una discusión. Tener que irme y tener que estar cuidando a mis primos pequeños junto con otras primas mías fue muy duro, saber que de un día para otro puedes morir por un accidente, pero como ya digo,¿ Cómo se puede matar a alguien que ya está muerto? Ver las caras de mi familia llenas de dolor al igual que la mía. Ver como mi abuela después de salir de un cáncer sufrir por la muerte de su nieto mayor, y ver como tu abuela puede volver a caer en ese cáncer por este hecho, hizo que yo aun me encerrara en mi misma y siguiese en ese abismo de dolor que me ayudaba a afrontar las cosas con otra perspectiva.

Nunca entenderé la verdad de los hechos de por qué la gente tiene que matarte y te deja con vida. ¿Acaso no hubiese sido mejor que me matasen en un momento? ¿Acabar con el sufrimiento de una vez? No, ellos no eran capaces de hacer eso, ellos querían verme destruida cosa que no va a poder ser porque a fin de cuentas que van a morir en mis manos serán ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Music Note 1 Cursors at www.totallyfreecursors.com